ULTIMAS NOTICIAS

OGIER CONSIGUE UNA VICTORIA RÉCORD EN MONTECARLOOGIER SE ACERCA A UNA VICTORIA RÉCORD EN MONTECARLOAAP: Venta de vehículos ecoamigables aumentó 58% en el 2020

noticias

ÚLTIMAS

14 de Agosto del 2018

Las malas costumbres que dañan la caja de cambios mecánica

La caja de cambios mecánica es una pieza primordial de nuestro auto. Su función es acoplar el sistema de transmisión con el motor por medio de unos engranajes, y esa función nos obliga a tomar ciertas conductas para mantener en buenas condiciones este implemento.

No obstante, algunos conductores toman conductas que pueden perjudicar seriamente la caja de cambios, ya sea por pereza o simplemente porque no sabemos las repercusiones que pueden tener nuestros comportamientos al volante.

A continuación algunos hábitos que dañan la caja de cambios mecánica y que hacer para corregirlos 

– Mano en la palanca. Si bien es cómodo manejar de esta manera,  con este comportamiento estamos ejerciendo una presión innecesaria sobre los mecanismos internos de la caja, haciendo que se acelere su desgaste y provocando problemas en los rodamientos. Un daño que no se siente a corto plazo, pero que se hace evidente con el tiempo.

– Pisar bien el clutch. En ciertas casiones se oye un fuerte traqueteo el momento de hacer el cambio. Esto se debe a que no pisamos el embrague hasta el fondo a la hora de cambiar de marcha, de manera que el engranaje no se realiza de manera adecuada. Es importante corregir esta costumbre y pisar el clutch hasta el fondo.

– El lubricante. Los niveles de aceite de la transmisión es otra información que debemos considerar para que los engranajes permanezcan refrigerados y protegidos. El lubricante nos ayuda a realizar los cambios sin esfuerzo, además evita el calentamiento y la fricción de las partes móviles.

– Dejar el cambio con el carro parado. Este hábito no es positivo ya que desgasta el mecanismo, así que lo mejor es dejarlo en neutro.

– Usar el clutch a medias al salir de una cuesta. Muchos conductores cuando van a arrancar en una pendiente, van metiendo el embrague a medida que van acelerando, una maniobra que se llama “punto de fricción”. Pues resulta que cuando hacemos esto, las piezas sufren de mayor rozamiento y por lo tanto un mayor desgaste porque aumenta el calor y daña los componentes.

Lo mejor para salir de una cuesta es cambiar rápidamente entre el pedal del freno y el del acelerador, o ayudarnos con el freno de mano, pero evitemos la maniobra del clutch.

 

Con información de AutoLab

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Siguenos

30k
4215
[]
[]

Eventos

Twitter

videos